Logotipo de Coonsulte - Un blog sobre cuidados de la salud Coonsulte Logo

Vivir con un DAI, ¿Cosas a tener en cuenta?

A pesar de su pequeño tamaño, el DAI es un aparato que tiene grandes implicaciones en la vida de quien lo lleva. De esta forma, aunque no puede curar la enfermedad cardíaca, sí que es capaz de disminuir enormemente los síntomas y evitar complicaciones tan graves como la muerte súbita.

¿Qué es un DAI y cómo funciona?

Un DAI (cuyas siglas significan desfibrilador automático implantable) es un aparato eléctrico muy similar a un marcapasos que se emplea en el tratamiento de diferentes alteraciones del corazón. Por una parte, reúne las funciones de un dispositivo antibradicardia (marcapasos) y, por otra, realiza una función antitaquicardia, además de tener capacidad para actuar como un desfibrilador.

Por otro lado, el DAI, además de poder detectar el estímulo propio, es capaz de estimular las cavidades cardiacas y controlar el número y duración de las taquicardias de origen ventricular, a la vez que analiza y registra la actividad diaria del corazón.

La función de estimulación antibradicardia y antitaquicardia se lleva a cabo aplicando pequeños pulsos de bajo voltaje, indoloros e inapreciables, mientras que la función antitaquicardia puede implicar descargas de mayor voltaje que podrían ser percibidas por el paciente como un fuerte golpe (resultan muy similares a los efectos de una descarga de un desfibrilador externo operado con palas).

¿Cómo trata el DAI las alteraciones cardíacas?

Como avanzábamos en líneas anteriores, el DAI es capaz de detectar las alteraciones cardíacas y analizarlas. De esta forma y en función de la clase de alteración que haya identificado, el desfibrilador puede actuar administrando dos tipos de terapias diferentes: por un parte, puede iniciar una terapia antitaquicardia o antibradicardia, en la que estimula el ventrículo para controlar cualquiera de las dos alteraciones y, por otra, puede comenzar una terapia de desfibrilación en la que libera una descarga de alta energía para frenar la arritmia y reinstaurar el ritmo cardiaco normal.

¿En qué personas está indicado?

El cardiólogo puede recomendar la implantación de un DAI a diferentes personas en grupos de riesgo, como es el caso de los pacientes que han sufrido una parada cardíaca o experimentan arritmias ventriculares malignas. También puede indicarse en algunas personas que han sufrido uno o más síncopes y, de forma preventiva, en personas con riesgo de padecer arritmias ventriculares malignas.

¿Qué cosas deben tenerse en cuenta cuando se lleva un DAI?

La vida con un DAI puede ser absolutamente normal. No existe ninguna restricción que deba aplicarse al margen de aquellas que pueden dañar gravemente la salud, como es el caso de consumir alcohol, tabaco o drogas. No obstante, es importante seguir una serie de recomendaciones y cuidados para garantizar el correcto funcionamiento del desfibrilador:

  • – La gran mayoría de electrodomésticos no interfieren con el desfibrilador siempre que estén conectados a una toma de tierra en buen estado. De esta forma, no resulta necesario tomar ninguna precaución especial a la hora de utilizar microondas, batidoras, tostadoras, máquinas de afeitar, televisiones o aparatos de radio, entre otros. Los únicos electrodomésticos que deben ser manejados con cuidado por su capacidad de interferir con el DAI son la cocina de inducción (se recomienda mantenerse siempre a unos 60 cm de ella) y el teléfono móvil (debe mantenerse a unos 15 cm del DAI, por lo que está terminantemente prohibido guardarlo en el bolsillo de la camisa y debe utilizarse por el lado opuesto al del dispositivo).

De igual manera, hay que tener en cuenta que el funcionamiento del DAI se puede alterar si se toca o maneja un aparato eléctrico en malas condiciones o conectado a una toma de tierra en mal estado.

  • –  Los detectores manuales pueden interferir también en el funcionamiento del DAI por lo que, siempre que se acuda al aeropuerto, debe enseñarse la tarjeta de portador de DAI para evitar pasar por el detector de metales y poder ser registrado manualmente. En cuanto a los detectores situados en las puertas de los comercios, estos no producen ninguna alteración en el funcionamiento del desfibrilador, aunque se recomienda no pasar mucho tiempo parado en sus proximidades.
  • –  En relación a las pruebas médicas y las terapias hospitalarias, únicamente debe tenerse precaución con la Resonancia Magnética (cuyo aparato contienen un imán muy potente que puede afectar al funcionamiento del DAI), la radioterapia, la diatermia (terapia que consiste en el calentamiento local de tejidos en una zona del cuerpo) y la cauterización con bisturí eléctrico.
  • –  Debe tenerse especial cuidado con la conducción de vehículos, teniendo en cuenta que no podrá conducirse hasta 6 meses después de haber recibido el implante. Tampoco está permitido conducir hasta transcurridos seis meses después de haber sufrido una descarga.
  • –  La práctica de ejercicio físico no solo no está prohibida, sino que se recomienda para mantener un buen estado de salud. No obstante, existen algunos deportes que están contraindicados. Este es el caso de los deportes de contacto, la caza (hay que tener la precaución de disparar del lado opuesto al lugar donde se alberga el DAI) y la navegación (hay que evitar estar solo y aislado por si se sufriese un desmayo).

Por último, debe tenerse en consideración que el desfibrilador necesita ser revisado periódicamente por un profesional. Esta consulta, que acostumbra a hacerse cada seis meses, sirve para evaluar la funcionalidad del dispositivo, descubrir las terapias realizadas, así como para comprobar que los datos y la configuración es correcta.

Fuentes:

Vivir con un DAI. Manual del paciente. Sociedad Española de Cardiología.

Ver PDF

Compartir noticia en:

Artículos relacionados

Suscríbete

Apúntate a nuestra newsletter y podrás estar al día de las últimas novedades de nuestro blog

Artículos de interés

Cáncer de colon: qué es, síntomas y su tratamiento

El cáncer de colon es el tipo de cáncer que se diagnostica con más frecuencia, con 37.172 casos detectados en 2018 en España. Su aparición guarda relación con ciertos factores de riesgo como una dieta rica en grasas y pobre en fibra, un componente genético que predispone a desarrollar la enfermedad y un estilo de vida sedentario y poco saludable con consumo de tabaco y alcohol. Además, el cáncer de colon es un cáncer que suele darse en personas mayores, apareciendo, por lo general, entre los 65 y los 75 años. ...

Enfermedad venosa pélvica: síntomas, tratamiento y prevención

La enfermedad venosa pélvica es una dolencia poco conocida, pero que afecta a un elevado número de mujeres. En muchas ocasiones, por desconocimiento, se piensa que el dolor pélvico es una condición normal en el género femenino. Sin embargo, detrás de reglas dolorosas o molestias en las relaciones sexuales puede haber una enfermedad....

El cáncer de páncreas no siempre es fatal

Es un tipo de tumor más común entre los hombres y que acostumbra a diagnosticarse entre los 65 y los 75 años. Su mortalidad es elevada, pero el desarrollo de nuevas técnicas y tratamientos, están consiguiendo que su diagnóstico no sea, necesariamente, una sentencia de muerte....

Redacción Coonsulte

+ Artículos

Esta web quiere ofrecerte una experiencia de navegación única y personalizada. Y es por eso que utilizamos cookies.