Logotipo de Coonsulte - Un blog sobre cuidados de la salud Coonsulte Logo

Estudio electrofisiológico

El estudio electrofisiológico es una prueba que se emplea para diagnosticar a pacientes que sufren o son susceptibles de sufrir alteraciones del ritmo cardiaco (arritmias). Gracias a este examen se logra conocer el tipo y gravedad de las arritmias, el área del corazón donde se originan y el tipo de trastornos que estas provocan. Esto se traduce, además, en la posibilidad de establecer un enfoque más certero en cuanto al tratamiento que debe aplicarse.

 

¿Cuándo está indicado un estudio electrofisiológico?

El estudio electrofisiológico es una prueba que suele realizarse a personas que sufren síncopes de origen desconocido, a personas que padecen taquicardias frecuentes que no responden a un tratamiento farmacológico, a pacientes de Síndrome de Wolff- Parkinson-White (una anomalía de la conducción eléctrica del corazón) y a personas que experimentan palpitaciones dudosas y desmayos que no responden a ninguna otra causa aparente.

¿Cómo se realiza un estudio electrofisiológico?

Se trata de una prueba que debe realizarse con el paciente en ayunas y tras la administración de algún tipo de sedación. Es un procedimiento que suele durar entre 30 minutos y un par de horas y que, cuando finaliza, requiere que la persona permanezca en reposo varias horas más para evitar complicaciones en la zona donde se ha realizado la punción.

En cuanto a la realización de la prueba, el proceso es el siguiente: con la persona tumbada y desvestida sobre una camilla, se aplica una anestesia local en la zona de punción (venas o arterias de ingle, brazo o cuello) que permitirá que el paciente no sienta dolor. Una vez administrada la anestesia, se introducen los catéteres, unos cables finos y flexibles que son dirigidos al corazón con la ayuda de la guía de los rayos X. Estos catéteres registran la actividad eléctrica del corazón desde su interior, identificando el tipo de alteración del ritmo que se produce, así como su localización.

¿Qué riesgos implica el estudio electrofisiológico?

A pesar de que se trata de una técnica segura si se realiza adecuadamente, existen algunos efectos no deseados que pueden darse. Por una parte, resulta habitual que la persona note palpitaciones durante algunos momentos del estudio (estas son provocadas por los catéteres o la medicación administrada). De esta forma, puede ser necesario aplicar un choque eléctrico para paliar estas palpitaciones que únicamente serán percibidas por el paciente como una molestia leve y que no entrañan ningún peligro para su vida.

Por otra parte, aunque resulta muy poco probable (solo 1 de cada 3.000 pacientes a los que se les realiza el estudio las experimentan), pueden aparecer algunas complicaciones como flebitis (inflamación de las venas que se acompaña de la formación de coágulos), trombosis venosa o arterial (enfermedad que se caracteriza por la formación de coágulos sanguíneos en una vena o una arteria) o hemorragias. En estos casos se requiere una actuación urgente que a menudo puede llegar en forma de transfusión.

¿En qué pacientes está contraindicado el estudio electrofisiológico?

Por lo general, se desaconseja la realización de esta prueba en pacientes con trastornos de coagulación, ya que durante ella se utilizan fármacos para tratar o inducir las arritmias que pueden ser contraproducentes para estas personas.

¿Tienes que someterte a un estudio electrofisiológico y tienes dudas sobre su procedimiento?

Recuerda que tu médico es la persona más indicada para resolver cualquiera de tus inquietudes. Habla con él abiertamente sobre todo aquello que te preocupa.

Fuente: Estudio Electrofisiológico. Fundación Española del Corazón

Compartir noticia en:

Artículos relacionados

Suscríbete

Apúntate a nuestra newsletter y podrás estar al día de las últimas novedades de nuestro blog

Artículos de interés

Cáncer de colon: qué es, síntomas y su tratamiento

El cáncer de colon es el tipo de cáncer que se diagnostica con más frecuencia, con 37.172 casos detectados en 2018 en España. Su aparición guarda relación con ciertos factores de riesgo como una dieta rica en grasas y pobre en fibra, un componente genético que predispone a desarrollar la enfermedad y un estilo de vida sedentario y poco saludable con consumo de tabaco y alcohol. Además, el cáncer de colon es un cáncer que suele darse en personas mayores, apareciendo, por lo general, entre los 65 y los 75 años. ...

Enfermedad venosa pélvica: síntomas, tratamiento y prevención

La enfermedad venosa pélvica es una dolencia poco conocida, pero que afecta a un elevado número de mujeres. En muchas ocasiones, por desconocimiento, se piensa que el dolor pélvico es una condición normal en el género femenino. Sin embargo, detrás de reglas dolorosas o molestias en las relaciones sexuales puede haber una enfermedad....

El cáncer de páncreas no siempre es fatal

Es un tipo de tumor más común entre los hombres y que acostumbra a diagnosticarse entre los 65 y los 75 años. Su mortalidad es elevada, pero el desarrollo de nuevas técnicas y tratamientos, están consiguiendo que su diagnóstico no sea, necesariamente, una sentencia de muerte....

Redacción Coonsulte

+ Artículos

Esta web quiere ofrecerte una experiencia de navegación única y personalizada. Y es por eso que utilizamos cookies.